Notas del día

Sumar Seguidores

Por Alexis Castillo / Lima / Twitter: @alexisnoticia  / IG: alexisnoticia

 

Sumar seguidores ( followers) y fidelizarlos es tarea difícil. No es como reunir un rebaño y manejarlos al antojo.

Sostener ese universo de followers en el tiempo es otra cosa, es un trabajo a dedicación.

No es complicado ver tantas personas obsesionadas con exhibir cantidades de seguidores, sobre todo, aquellas que han conseguido construir un liderazgo basado en la exposición mediática, albañiles de buenos espejismos, frívolas consumadas que al no ver abultadas sus cuentas personales entran en pánico.

Siempre cuento los apóstoles de Jesús y los millones de fieles seguidores que van multiplicándose por el mundo. Los millones que siguieron a Hitler y ya ustedes saben sus diabólicos resultados. Son polos opuestos que me permiten apreciar efectos, utilidad y relevancias.

Hay incluso empresas y personas comprando seguidores para parecer lo que no son, mimetizándose en una selva de apariencias y estereotipos. En mi opinión es una perdida de tiempo y dinero.

Hay quienes han hecho del arte de inflar cuentas de “seguidores” todo un negocio.

¿Qué riesgos conlleva y cuáles las recompensas? ¿Cuán importante es contar con seguidores?

El que una persona se convierta en seguidor de una creencia, ideología o persona responde a patrones de conexión emocional. Tiene mucho que ver con una coincidencia, cuyo combustible es ver en otro una imagen superior, de realización idílica, de gusto personal por valores u opiniones, de sintonía en lo que incluso rechazamos o aceptamos.

Los seguidores son un sector poco comprendido en redes sociales, ignorados o incentivados según un cálculo. En un mundo en el que el cortoplacismo impera, no hay tiempo para conocerlos a plenitud.

Si reciben una dosis de frialdad a la entrada, se les repite cuando se marchan. Demostrarles reciprocidad permanente no es la prioridad de sus ídolos, tampoco son conquistados por sus cualidades, por el contrario, terminan por ser parte de una cifra fría.

Todos los que ambicionan seguidores, deberían preocuparse por demostrar atención, contagiarles de esa empatía que les ha hecho merecedores de tal interés, comunicarles lo valioso que son, lo agradecido que se sienten ser seguidos. Un gesto especial jamás está demás.

 

 

Nuestra cultura social está más centrada en los líderes de verbo contagioso, a los artífices de lo inalcanzable, ilusionistas muy bien entrenados, gurús de lo conveniente, fashionistas de la superficialidad superlativa.

Desde mi punto de vista no hay buenos o malos seguidores, sencillamente se recibe lo que uno merece. Claro está, me complacen los seguidores comprometidos, los que son capaces de halagarte y cuestionarte constructivamente, los que aplauden tus logros, tus frases, tu forma de ser sin querer asfixiarte con sus prejuicios.

Me inspiran los seguidores que están dispuestos a aprender juntos, a combinar ideas creativas, a mantener una diferencia razonable sin caer en la provocación de lo procaz, los que responden a los buenos días y sobre todo, aquellos que quieren ser tus seguidores y que tú también les sigas. Es una fórmula ganadora.

Esta preocupación por los seguidores sólo tiene como motivo, centrar mi atención en el feedback que uno puede establecer con ellos, un feedback por demás necesario porque las redes sociales no son una sopa fría.

Los seguidores merecen atraer la atención de sus líderes, sin que estos tampoco los empalaguen con mitomanía o excesos. 

Sumar seguidores es un largo affaire, un matrimonio, un intercambio enriquecedor. Los eruditos del abultamiento que se queden con sus teorías y modelos sofisticados. Prefiero pocos seguidores con conexión y química,  a una manada de buenos para nada.

Si pienso en seguidores, tomo la dirección de una autopista bien señalizada, donde extraer fuerzas para crear, que me impulse el talento expresivo.

Apuesto a ser seguido por una diversidad de personas, con las cuales establecer una comunión dinámica.

Si me siguen que sea porque en verdad procuramos una simbiosis productiva, sin exclusiones intelectuales o discriminatorias.

Si somos muchos o pocos, que lo seamos a gusto, que sumemos valor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s