Opinión

Otra vuelta de tuerca

 

 

Por Alexis Castillo ( Twitter/ IG: @alexisnoticia)

Lima- Perú

La educación siempre ha sido un oficio de cuidado, exigente, placentero cuando se tiene vocación, su ejercicio debe estar bien hecho, muy bien planificado. Algunas veces, porque no decirlo, es ingrato. No todo es perfecto.

Educar es para profesionales sensibles, capaces, preocupados por aprender todos los días.

Una labor altruista que debe contar con el apoyo familiar, porque todo lo que un docente desarrolla con el estudiante no puede permanecer ignorado, amerita un reforzamiento en el hogar.

Desafío tecnológico

Más allá del uso mercantilista de la educación, que no lo trataré en este artículo, aunque opino que ese sistema no rinde frutos y queda siempre en evidencia su superficialidad.

Me enfoco en esta sociedad tecnológica que vivimos, porque la práctica educativa encara mayores desafíos en su calidad, del mismo modo que requiere un máximo de atención de padres y representantes.

Hoy por hoy, educadores y estudiantes tienen acceso a recursos comunicacionales que pueden aportarles posibilidades creativas y de conocimiento, también los alejan de tales propósitos.

Estamos frente a un cambio de paradigma, porque la actualidad electrónica, informática y mediatizada, desafortunadamente, nos enseña que lo que vale son los estereotipos, vivir para alcanzar algo: dinero, poder, prestigio, un alto nivel de ingresos y de consumo.

Equivocadamente se prefiere el tener al ser. Además, por tener cosas, sacrificamos el presente y siempre estamos así hipotecando el futuro.

No obstante, la modernidad está allí, hipertrofiada de recursos que buscan comunicarnos, pero tiene elementos que todavía la escuela contemporánea sigue sin utilizar eficientemente.

Abanico de oportunidades

Luce incomprensible que un maestro de aula pocas veces o casi nunca va más allá de su tradicional puesta en escena. Tiene un Iphone, pero desconoce que estos dispositivos de última generación permiten que el usuario, por ejemplo, pueda visualizar vídeos en 360º o se adentre en una sala virtual para chatear.

Desconoce que hay un abanico de aplicaciones y programas temáticos a las que echar mano para dinamizar sus exposiciones, presentaciones, explicaciones. Que existen nuevos horizontes gráficos, de audio y video con los cuales potenciar el acto educativo.

Los estudiantes son chicos de una generación muy despierta que ya han visto lo contagioso que son las redes sociales. Son usuarios, creadores, internautas. Hacia esto es donde debe también mirar la educación.

No es complicado ni imposible que un docente aprenda a integrar sus clases con Facebook, que use un blog, que visibilice su experiencia pedagógica en Instagram.

Eso no distrae del sentido educacional, al contrario, le da una dimensión contemporánea. La escuela toda también debe procurar hacer buen uso de todas las herramientas tecnológicas y comunicacionales para irradiar no sólo a lo interno, sino externamente.

Su imagen, su rol, sus principios, actividades necesitan este tipo de novedades.

 

Inteligencia con valor

Tampoco olvido que en la mayoría de los casos los planteles están desprovistos de condiciones para tales ejercicios, pero es aquí donde también el magisterio y las autoridades gubernamentales tienen que sentarse y coincidir en aras de alcanzar la excelencia.

Maximizar la calidad en la práctica educativa, además, no llega por azar, se implanta pensando en la capacitación de los educadores, del interés que tiene ese docente de estar a la vanguardia de los nuevos tiempos. De lo contrario, se quedará rezagado, atontado delante de un gigante.

Y aquí los padres y representantes tienen que ser corresponsables. Estar al día en la educación que reciben sus hijos, de cumplir con sus deberes institucionales para exigir el pleno cumplimiento de sus derechos.

No se debe olvidar que la influencia educativa conlleva cambios de actitud y corrección de juicios, a la luz de una doctrina profesional junto a una apropiada orientación, todas las partes involucradas será capaces de realimentar el esquema de principios, valores y conceptos de ese individuo social.

Vivimos una era en la que prestar de no prestar atención a temas como estos, entonces la inteligencia no tendrá ningún valor para el bien de esta misma sociedad que hoy se apropia de tecnología y recursos.

No importará cuánto tenga o cuánto consume, vale más el saber, aprovechar la evolución para comunicar clara y eficazmente. Los cambios serán en vano sino proveemos de inteligencia a la escuela, sino damos otra vuelta a la tuerca.

PD: Dedicado con afecto a los docentes y alumnos del Colegio Nuestra Señora del Encuentro  (San Juan de Lurigancho. Lima. Perú)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s