Opinión

Peruanas imperativas

Imagen1

Por: Alexis Castillo (@alexisnoticia)

Las peruanas tienen su encanto natural: Sencillas, resueltas, frágiles, discretas, cautelosas. Pero son víctima de la propia sociedad que impulsan y ayudan a sostener, al ser presa fácil de la violencia machista que las acecha constantemente como una bestia peligrosa.

Es una historia de terror perpetuada generacionalmente.

No obstante, ellas se crecen frente a las adversidades. Sin importar su condición social, todas se distancian del desparpajo y de las situaciones que las expongan al ridículo.

Todavía no he visto a la primera mujer ebria dando tumbos en la vía pública, si con un feo cigarrillo en sus manos.

Les gusta verse bien, se consienten, son buenas madres y cuidan ferozmente de sus hijos.

Las peruanas venidas de provincia llegan a Lima con ganas de salir adelante, con la piel curtida para el trabajo. Como bien escribe un amigo limeño: Tienen escrito en su pecho: “a prosperar en Lima”.

Aquellas que no tienen abolengo se instalan en la calle con algún puesto de venta ambulante. Son las reinas de la sazón, de la papita con huevos, las sangucherías, los emolientes, los tamales, humitas, dulces y otras exquisiteces.

Las que ocupan cargos de mayor resonancia acaparan la atención mediática, sobre todo en política. En Lima son “trending topic” por lo que dicen, hacen o por todo lo contrario.

brasil-detienen-a-63-person-jpg_604x0

El pasado jueves 12 de octubre veía en TV las intervenciones de las diputadas peruanas a propósito del voto de confianza al gabinete ministerial. Me sentí contento al escucharlas en una exhibición de oratoria ágil, fluida, enérgica, precisa y concisa.

También encuentro en muchas peruanas una expresión rígida en el rostro, particularmente un tono imperativo en su verbo. Confieso que me hace un poco de ruido, porque escasamente se dirigen a ti sin desprenderse de ese énfasis pesado.

En el supermercado, caminando por la calle, hablando con sus hijos, almorzando o en el bus, las escucho mandonas, tajantes, a veces incluso lacerantes. Una forma comunicativa que tal vez busca ser un paraguas contra cualquier amenaza a su dignidad.

Quizás es un rasgo de personalidad fuerte que han desarrollado, indudablemente por el convivir en una sociedad ruda, tradicionalmente machista, que las relega, las somete y les impone sus reglas.

Maltrato viral

La violencia aquí consigue tierra fértil. En Perú la tasa de analfabetismo femenino se ubica en 10.6% frente a un 3.6% en hombres, según cifras oficiales. Incluso las mujeres ganan 34% menos que sus pares varones, sumado a factores como la falta de contundencia legislativa para castigar la violencia de género.

Imagen2

Hace poco me asombró el video de un hombre en Miraflores ( Martín Camino Forsyht) arrastrando en plena calle a su pareja. El registro visual de este hecho se hizo viral por redes sociales y la decidida intervención de una mujer, quién sabe cuál habría sido el desenlace.

Igual sorpresa me causa oír o leer expresiones públicas de personas queriendo victimizar a los agresores, convalidando actitudes trogloditas hacia la mujer.

¿Cómo puede cambiar un hombre machista? ¿Cómo se le puede enseñar a las mujeres que no se les toca con el pétalo de una rosa?

Circulo vicioso

Si las riendas de la familia y el hogar están bajo su responsabilidad, su rol es clave para advertir los brotes machistas que pueden surgir en los hijos y cortarlos de raíz.

Consentir que se reproduzcan conductas machistas desde la infancia es alentar un círculo vicioso.

Lo saludable es que los hijos sean conscientes del valor de la mujer como un ser humano delicado, sensible, que merece amor y respeto. Eso los hará en el futuro mejores hombres, padres y parejas.

He visto a muchas peruanas jóvenes llorar mientras van con el celular al oído. Van destilando lágrimas sentidas, aireando sin tapujos algún desacuerdo o reclamando un desengaño sentimental.

Las he visto encarar alguna deslealtad a una pareja en una plaza, en el parque, en plena calle. Si hay hombres que piensan que son mejores provocando esta reacción, es una pena.

Quisiera no verlas tristes, porque me parece un acto de crueldad suprema ver llorar a una mujer.

Imagen4

Las peruanas son castigadas por ese monstruo que es la violencia, el crimen y el feminicidio. Por lo tanto, no puede haber castigo suave contra aquellos que levantan sus manos, un arma contra las mujeres.

Permitir como sociedad que la agresión contra las mujeres tenga excusa legal, psicológica, administrativa o de género, es un error y se le hace un favor al delito, al atropello arrollador e infeliz.

Raya en la ridiculez que alguien piense que un hombre tiene que pegarle a una mujer por resistirse al abuso o rechazar ser una pera de boxeo.

El esfuerzo gubernamental y judicial para sancionar ejemplarmente la violencia contra la mujer exige respaldo, es indispensable.

Pero en el núcleo familiar es donde hay que hacer mayores esfuerzos por neutralizar todo ápice de malos tratos que afecten al denominado “sexo débil”, a riesgo que la vulneración de sus derechos.

Imagen3

Hay que ir más allá del discurso, empoderar con asertividad, con creatividad a la mujer, dotarlas de mayor información sobre sus derechos y garantías constitucionales. Potenciar su autoestima.

En este cometido, las peruanas madres, hermanas, hijas, amigas, vecinas, luchadoras, juegan un papel crucial e imperativo.

 

Escríbeme por: castialexis@gmail.com

Anuncios

Un pensamiento en “Peruanas imperativas

  1. Gracias, usted documenta realidades y verdades que juntos podemos educar y formar una sana sociedad. Somos Responsables (Las madres) de formar una cultura cultura social sana en nuestros hijos y parientes. Hagámoslo..!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s