Notas del día

La Colonia Tovar es un destino magnífico

b1

Alexis Castillo/ @alexisnoticia

Quienes ilusionan conocer La Colonia Tovar, deben saber que es un destino obligado para cualquier venezolano que le encante conocer nuevos  y hermosos parajes en suelo criollo. La vastedad de esta zona de lomos montañosos invita a cualquier visitante a quedarse, no es cosa de apreciarla como relámpago, sino disfrutar de su estancia.

Este poblado ubicado en el estado Aragua, está a pocas horas yendo desde Caracas por vía terrestre. Estimable: una hora y media atravesando el sector El Junquito. En la ruta se forman momentáneamente colas de vehículos, tanto por el transporte público que va y viene desde este eje, incluyendo la afluencia de viajeros que desea ir a comer fresas con crema en este pedazo de la Selva Negra (Schwarzwald) del sur-oeste de Alemania.

La carretera está en buenas condiciones, salvo alguno que otro tramo que verá algún hueco, pero nada de qué preocuparse. En dirección a este lugar apreciará un paisaje de intenso verde, la brisa alegre le abrazará el rostro, así que baje los vidrios del carro para respirar pureza.

DSCN2990

Por internet es fácil ubicar y contactar un hospedaje. Hay de distintos tipos en comodidad y precios, por ello fue posible quedarme una noche. Llegué un viernes tempranito. Luego de dejar mis cosas en la habitación del hotel aproveché la mañana. Tenga la certeza de que el calor no le merodeará. En esta localidad de la cordillera aragüeña, el clima es fresco, la neblina reina imperturbable en las alturas.

Si algo me gustó al recorrer varias de las calles del casco central, fue apreciar limpieza a cada paso. Da gusto, porque es un requisito importante que todos los turistas agradecemos. Hay tiendas de artesanía variada, de dulces, locales para comer sabroso y gente distribuida por todos lados. La policía está muy pendiente de todo el movimiento urbano.

DSCN2996

Es un pueblo habitado por gente muy reservada, observadora y laboriosa de la agricultura. Los lugareños son sencillos, y diría, que hasta tímidos. Quizá ese temperamento apacible y un tanto frío resulta de esa mezcla entre alemanes fundadores y venezolanos. Es un contraste gracioso, en comparación con lo alborotado que es el oriental.

Pero, eso sí, nada detiene que uno camine relajado por aquellas calles empinadas, se detenga a tomarse un café, comerse un postre o almorzar.  En un rinconcito gastronómico de La Colonia Tovar, uno encuentra distintas combinaciones en el menú. La salchicha alemana es la protagonista, aunque leerá en las cartas que es posible degustar rodilla de Cerdo al horno con repollo blanco marinado al vino, ensalada de papas y pepinillo, fresas tovareñas con crema batida, pollo con especies alemanas y pan tovareño en varias presentaciones.

DSCN2986

En la cena tuve la ocasión de probar unas exquisitas salchichas polaca y alemana con repollo y ensalada de papa. Me di un gustazo. Aproveché y saboree la cerveza local. Bien fría es una delicia. Hice de autocontrol, pero difícil no irme mareado a mi habitación.

Diría que puntuaría con un 12 sobre 10 este destino fantástico, sin dejar de pedir mayor cuidado a quienes reciben día a día a muchos viajeros en este sitio. La Colonia Tovar es magnífica para despejar la mente, encontrar un espacio ideal para hallar inspiración, aliento, energía.

DSCN3031

Antes de marcharme el sábado, me tocó recorrer un rato el mercadillo a cielo abierto que se organiza en plena calle principal del casco central. Tan sólo ver tantas hortalizas frescas uno agradece la vida. Al menos, eso me pasó a mí que me gusta palpar la naturaleza. Es una visual que paso cuadro por cuadro a ritmo de tango.

En este festival de frutos, verduras y colores prodigiosos, aprovecho para comprar una cesta de frambuesas. El rojo intenso me invade de sabor el paladar en cada bocado. No pasan inadvertidos los arándanos. Son un éxtasis, una bendición que nos regala la tierra cultivada. Doy gracias a Dios por estar allí para mirar la diversidad de oferta en este rincón.

DSCN3051

En este mercado, todos los vendedores locales te venden atentos, interesados en que te lleves lo mejor de su cosecha. Voy cargando más y más cosas: dulces, licores de frutas, misceláneos, una miel con sábila y jengibre, hasta con café manufacturado por los tovareños.

DSCN3053

Miro el reloj y me pongo en marcha por mi regreso. El retorno también está lleno de buenas sensaciones. Escápese, planifique y vaya a La Colonia Tovar cuando tenga tiempo, le aseguro que no se arrepentirá de pasarla muy bien. Es como le dije, un destino magnífico.

DSCN3054

 

DSCN3026

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s