Opinión

Cállate, disimula y coopera

LOGO FLAMINGO 357

Alexis Castillo/@alexisnoticia

Me causa risa cuando voceros del gobierno niegan que existe una censura impuesta a los medios de comunicación desde el 12 de febrero.

El que yo esté escribiendo y publicando sobre este tema en un medio alternativo como mi blog le sonará contradictorio, pero esta vía es eso: alternativa y opcional, no la gran ruta que estamos acostumbrados a transitar: la radio, la televisión y la prensa.

Cuando un medio de comunicación evita coberturas amplias de un hecho, mira hacia otro lado , como sucede con las protestas, eso responde al temor por verse comprometido a los ojos del poder gubernamental y político de turno.

Y no es que quieran, pero nadie pasa la raya amarilla que dibujan quienes te pueden imponer multas cuantiosas, complicarte publicitariamente, cercarte económica y operativamente.

Por estos días quizá se haya fijado que la radio está más inclinada a colocarle música que hacerse eco de personas que expresan un punto de vista bajo el distribuidor Fabricio Ojeda en Anzoátegui. Y no es que el entretenimiento, el humor y los temas románticos no hagan falta. Obvio que sí, la cuestión es que no vivimos en un archipiélago de fantasía, la realidad es del tamaño del sol.

¿Ha escuchado un trabajo especial sobre las protestas en el espectro radioeléctrico regional? ¿Cuánto tiempo dedican radio y TV a la cobertura de las manifestaciones? ¿Muestran interés en el análisis plural y periodístico de este acontecimiento público?

¿Acaso vale la pena explicar informativamente la protesta? ¿Merece un oyente, un televidente o lector una cronología de este hecho? ¿Es posible brindar información de las protestas sin editorializar? ¿Pueden los periodistas hacer su trabajo sin la advertencia del “cuidado con una vaina”? ¿Es justo hacerse el ciego, sordo y mudo frente a acontecimientos que rompe la monotonía de lo cotidiano? ¿Basta con dedicarle un minuto?

Me he hecho éstas y más preguntas , sobre todo, porque es incomprensible el que los medios radioeléctricos, no transmitan lo que ocurre cuando todos desarrollan su actividad bajo lo dispuesto en la Ley Resorte. O ¿es que acaso la Ley Resorte cercena los derechos de la gente a recibir información?

Habrá quienes cuestionen mi punto de vista y me recuerden lo que sucedió en abril de 2012. Pero,les refresco que aquel comportamiento vergonzoso de los medios, tan criticado, se reitera en este 2014 y no precisamente porque haya sido consumado un golpe de Estado.

Cierto que pueden sentirse los actores gubernamentales temerosos y obstinados por las constantes acciones de calles de universitarios y opositores, pero eso, bajo ninguna circunstancia admite que un medio de comunicación ignore el deber que tienen con  usuarias y usuarios.

Está por delante el compromiso de INFORMAR , OPORTUNA y VERAZMENTE, absolutamente apegados a las leyes, sin olvidar que el tratamiento de la noticia exige un mayor grado de seriedad y RESPONSABILIDAD.

Lo que más me satisface, es que pese al mutismo, la autocensura, el pánico y la falta de respeto, muchos periodistas, ciudadanos y medios han encontrado caminos verdes para hacer su trabajo, por esta informados.

Yo por mi parte uso mi blog, mi Twitter y el Facebook para dar a conocer mi opinión, mostrar las imágenes y las reseñas de los eventos que genera la realidad en mi estado. Del mismo modo, colegas  en municipios han tejido una red a través de la cual difundir información. El ciudadano común me ha revelado una capacidad estupenda para comunicarse usando la tecnología celular e informática. Aplicaciones  que habían pasado como desconocidas para mí,  sirven como enlaces a millones que se enteran en tiempo real de lo que sucede en distintas zonas del país. Esto si es Revolución.

La sociedad civil está probando múltiples formas comunicacionales con tal de saltar el muro de la desinformación.  Me da un fresquito, porque pienso que pese al momento tan difícil para el periodismo en Venezuela, se demuestra la iniciativa, el ingenio y la habilidad de la gente por no permitir quedarse en la oscuridad en la que los TORPES quieren sumergirnos. También me niego al : Cállate, disimula y coopera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s