Entrevistas

Una voz sin brújula

FELA

Alexis Castillo

@alexisnoticia

La voz es la herramienta comunicativa que nos permite despertar emociones, encender la imaginación, interactuar con otros, transmitir ideas y conectarnos con el mundo a través de las palabras.

Prescindir de ella nos hace incompletos. Lograr convertirla en una provocación, en un disparo sensorial, en un sello personal exige trabajarla, conocer las técnicas adecuadas que eviten un efecto nocivo en la audiencia, que termine siendo nuestra voz un potente somnífero o la estampa del mal hablado.

564676_523811467736979_1372230426_n

Si alguien tiene méritos para fijar opinión sobre el tema es Fela Velasco, experimentada locutora, periodista y docente en el área de oratoria para niños, jóvenes y adultos e igual en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Santa María, núcleo Oriente.

Sus puntos de vista no son casuales, por el contrario, lo afirma además desde el rol de oyente consumada, de quien escudriña con afán la radio nacional y sobre todo la producida en la zona norte de Anzoátegui.

radio 2

“La voz es el traje con la cual vestimos nuestra personalidad”, recalca con su verbo entrenado cuando se le pregunta sobre la relevancia que adquiere la calidad profesional en la expresión cotidiana, cuando se está frente a un micrófono y dirigiéndose a una gran audiencia.

“Mi carro tiene  reproductor, pero prefiero escuchar la radio. Es una manía. Soy radioescucha desde que era niña”, enfatiza esta narradora de noticias, productora y conductora de programas.

Velasco habla sobre momentos de la radio, sus recuerdos cuando inicio en 1984 en las lides radiofónicas, la actualidad globalizada, también de la diversidad tecnológica que acrecienta el alcance de los medios. Teniendo en cuenta la gama de recursos disponibles puntualiza que hace mucho zapping, “porque hay emisoras que no me satisfacen”.

¿El por qué de su constante cambio de dial? Responde que “lo primero que me atrapa es la voz que escucho, la de un buen locutor, no necesariamente tiene que ser hermosa. Debe tener un contenido interesante y es lo que justamente no escucho en estos tiempos”.

1779721_523807567737369_136124855_n

Más que la escasez de sustancia oral o la elocuencia intelectual de la radio local, su reflexión advierte que lo simple, automático y fácil se reproduce en las ondas hertzianas por torrentes.

“Hemos confundido la labor del locutor, tal vez por la premura y la inmediatez que tiene la radio, con un simple pincha discos. En lo particular es en lo que no quiero caer, porque fui eso: una simple anuncia y pincha discos. Pero, yo quería más, por eso fui hurgando y desarrollándome en el mundo de la radio”.

Querer ser una referencia o marcar la diferencia no es cosa de improvisaciones y laboratorios o fórmulas empíricas. Fela Velasco, pone el ojo en el terreno fértil de la anarquía, por el que deambulan muchos sin brújula en el discurso.

“También han proliferado muchas estaciones de radio y varias sin control, allí encuentras una fauna total entre locutores, algunos con algo de cultura general, otros no tanto, algunos con voces bien trabajadas, otros sin eso”.

Cuando hablas de ese trabajo vocal ¿a qué te refieres?

– A la dicción, a la buena pronunciación, evitando ese seseo constante, a utilizar bien la intención con la entonación, a saber desenvolverse en todos los terrenos en los cuales tiene que trabajar un locutor, como narrar bien una historia, entonarlo de acuerdo a lo que se exige, como narrar  bien una noticia o un titular de un periódico, respetar las pausas, los signos de puntuación, evitar los vicios de dicción y ubicarse en lo que la misma locución le exige.

– ¿Quién es responsable en primera fila al no estar al nivel de lo que merece y exige el público?

– En los tiempos en los que me entusiasmé en ser locutora había menos escuelas de comunicación social, lo contrario de hoy en día. Cada quien buscaba aprender de forma autodidacta en el mismo medio. Actualmente hay mayores oportunidades de perfección, estudio y conocimiento, de allí que quien no lo haga es porque no está interesado en hacer un buen trabajo.

– ¿La radio es poco exigente?

– Si existen controles para la radiodifusión, no veo que los organismos públicos se ocupen de entrenar a quienes están frente a un micrófono. Inclusive con el otorgamiento del certificado de Productor Nacional Independiente (PNI) todo el mundo corrió a tramitarlo para obtenerlo, pero no generaron a la par una actualización para el mejoramiento profesional de estas personas.

– ¿Cree que la radio privada, comercial o privada tiene un parámetro de calidad?

– Las radios comunitarias dejan mucho que desear. Pienso que en la radio privada se nota un poco mas de exigencia.

– ¿Trabajar la voz en asunto solo de los locutores?

– La voz es el traje con la cual vestimos nuestra personalidad. Sin la voz no somos nada, tanto así que no sólo es una opción para estudiantes de periodismo, sino para el público en general que tiene aspiraciones de mejorar y de ir rompiendo esquemas en cuanto a la comunicación oral.

1011004_523806854404107_552825521_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s