Crónica

La Sirena es un mito

sirena 1

Texto y fotos. Alexis Castillo/@alexisnoticia

Al llegar al parque La Sirena se siente como un alivio y un tanto de inquietud, porque en realidad el sitio despierta eso. Ubicado en el municipio Guanta, jurisdicción del eje norte de Anzoátegui, como quien va hacia el estad Sucre, este monumento natural es uno de los pocos existentes en la región.

El parque La Sirena tiene buena vía de acceso, dispone de caminerías internas y hasta áreas que una vez funcionaron como baños públicos. Eso sí, éstas últimas están en la entrada, pero no están aptas al público, a lo interno de este reino ecológico cada quien se averigua cuando estallan las ganas de alguna necesidad fisiológica.

Es un pulmón vegetal y tiene potencial por el atractivo de sus caídas de aguas natural, observarlas  es placentero, uno se imagina recostado o en una silla esperando comerse un asado, una sopa. El ambiente es un eco del trinar de los pájaros, un jardín de los árboles que se mecen al son de la brisa fresca.

sirena 2

Antes de llegar a este reservorio hay que cruzar distintas barriadas guanteñas. Uno supone que yendo a tan importante parque, tendrá la suerte de encontrar en el camino alguna venta de comida típica: sancocho, guisos, empanadas, arepas de maíz pilado, alguna dulcería. Olvídelo, no hay nada de eso, no hay nada pintoresco que sea motivo suficiente como para bajarse de vehículo y tomarse una fotografía, de casualidad encontrará algunos avisos que señalan el camino, nada más.

Sólo encuentra una vía despejada en estos días secos y acalorados, muchos motorizados, más puestos de perros calientes que la tradicional empanada. Observará un camino semejante a las jorobas de un camello, son altas y bajas, son tramos por los que en tiempos de lluvia surcan las aguas embravecidas de las quebradas que despiertan hambrientas en invierno.

sirena 3

Quienes desconocen la ruta hacia este espacio partiendo desde Barcelona, Lechería o Puerto La Cruz, hay que advertirles que hay un aviso en grande que señala este punto cuando se conduce hacia la vía de Sucre. Tan pronto usted llega a Guanta y rueda como quien quiere ir a alguna playa de Cumaná, se fijará del letrero. Un cruce es todo y en pocos minutos se está en el sitio.

Pisada tras pisada dentro de La Sirena, la vista es amable, aunque bastan unos minutos también para hallar laberintos aburridos, con chicos y chicas zambulléndose en las seductoras pozas.

Le pregunto a un jovencito que advierte mi cámara fotográfica si se lanzará al vacío como un clavadista de Acapulco. Me responde entusiasmado. “No le temo, es seguro y nada pasa”, me dice confiado,  contando hasta tres, toma aire y  su humanidad empapada hace impacto con el agua color verdoso con marrón. Hay más muchachos que se disponen a lo mismo, pero prefiero seguir andando ante tanto chapuzón.

sirena 4

A pocos metros de una de las galerías hídricas que nos regala este parque está el centro de atracción de este lugar: La cascada principal llamada La Sirena. Contemplo alrededor hasta caer en cuenta de un reguero de basura: bolsas plásticas, latas y envases de bebidas, botellas, todo un símbolo de la falta de conciencia de la gente.

Este tipo de panoramas deberían ser sancionados, pero ocurre que el parque está al garete, sin guardaparques, sin guías, sin vigilantes. Algunos que llegan a esta zona de montaña dejan sus desechos en cualquier parte, sin calcular el impacto ecológico.

Capturo algunas imágenes de la suntuosa caída de agua que se asemeja a una cola de la mítica Sirena. Por estos días, el torrente que se transforma en figura está disminuido, pero sigue fluyendo imparable.

Es domingo al mediodía, recorro esta senda y me fijo lo descuidado que está todo en el parque guanteño, sin embargo es un destino predilecto. Ha habido planes de recuperación de este reservorio, pero actualmente podríamos contar con un espacio digno que nos permita una recreación segura y un disfrute sin molestias.

Hasta la fauna está siendo atacada por quienes dañan con gusto. A poco de irme me alerta el olfato de un olor nauseabundo a pocos metros de la entrada principal. Me encuentro con un rabipelado muerto en uno de los rincones, con un enjambre de moscas que inundan sus entrañas expuestas. La insensibilidad anda suelta en estos predios y es hora de ponerle freno.

sirena 5

De igual modo hace falta control, porque presencié cuando grupos de bañistas rompían botellas de licor en las proximidades de las pozas naturales y las caminerías. Se convierte en un peligro este tipo de circunstancias y acciones de pocos, pero mire usted que es mucho lo que afean, lo que ponen en riesgo.

Una mujer que recibe alguna que otra propina por cuidar carros, me señala que lo mejor es hablar el Consejo Comunal. “Noraida es la que sabe qué pasó con esto y por qué no han terminado de acondicionarlo”.

Voy hasta la casa de Noraida Conoto, una de las voceras principales del Consejo Comunal La Sirena, con quien converso un rato. Me explica, me afirma, acordamos ahondar en los pormenores del proyecto de recuperación planteado en años anteriores.

Comenta que hubo incluso unos recursos, pero puntualiza que es otra comunidad la que recibió el dinero. Es un diálogo hermético, depurado, pero es lo que obtengo después de una batería de preguntas.

Con todo y ello,  salgo convencido que habrá un mejor futuro en La Sirena, es cuestión de pensar en lo estratégico del sitio, sus cualidades, las oportunidades que pueden generarse si ocurre el aprovechamiento racional y cuidadoso de este patrimonio ambiental. Que suceda un cambio afortunado en este paraje será una bendición, será agradecido por todos los que habitan en Anzoátegui y otras regiones del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s