Reportajes

Campamentos de Pioneros ocupan Nueva Barcelona (I)

Texto y Fotos: Alexis Castillo @alexisnoticia

Claudín Canario, es técnico en refrigeración, tiene una esposa y cuatro hijos. Desde hace más de seis años viven en casas alquiladas. A Edén Santamaría, le ha tocado habitar con su cónyuge junto a sus padres. También sin  techo propio permanece Kevin Palacios, quien a sus 27 años tiene un hijo y esposa. Son tres historias con similar denominador común: carecen de vivienda y forman parte de colectivos que ocupan terrenos en el sector de Nueva Barcelona, en la capital del estado Anzoátegui.

pioneros 2

Estas personas son parte de los denominados Campamentos de Pioneros. Canario, Santamaría y Palacios son miembros del que bautizaron Ciudad Socialista Nueva Barcelona, que aglutina a más de 300 familias  que sueñan con ver su hogar construido en una parcela de tierra de dos hectáreas (has) de propiedad privada. Han permanecido en el lugar desde hace dos años. Todos aspiran el apoyo gubernamental. Ninguno levanta sospechas de no estar con el partido de gobierno y abrazar la ideología del presidente Hugo Chávez

En la misma línea otras familias se amparan en estas mismas figuras y han tomado posesión de terrenos: Batalla de Carabobo (11 has), Bicentenario 2011 (1 has), Simón Bolívar (2 has), Negra Hipólita (1 has), Juan la Avanzadora (1 has) y Francisco de Miranda. En total concentran  16 hectáreas en Nueva Barcelona, una zona de expansión urbanística.

Los Campamentos de Pioneros no surgen al azar, son organizaciones que pertenecen al Movimiento Pobladores surgido en Caracas en 2002. Son grupos reconocidos por el Ejecutivo Nacional, al punto que les ha transferido propiedades, recursos e incluso delegado la producción de casas como parte de la Misión Vivienda Venezuela.

“En la región ninguna instancia nos ha dado respuesta”

Quienes conviven en estos campamentos descartan abandonar los lotes de tierra bajo su dominio, albergan la esperanza de ser favorecidos por la llamada Ley Orgánica de Emergencia de Vivienda y Terrenos Urbanos aprobada vía Habilitante el 28 de enero de 2011 por el jefe del Estado (Gaceta Oficial 6.018).

Esa norma permite al Gobierno realizar tomas de espacios urbanos calificados de ociosos, crear áreas de emergencia habitacional para construir en ellas hogares , asignar terrenos y entregar casas  a familias que se encuentren en riesgo vital, de escasos recursos, que no posean morada propia y a parejas jóvenes que estén fundando familia.

DSCN1677

Al menos, este es el convencimiento de Melania Marval, líder y vocera del Campamento de Pioneros Batalla de Carabobo que congrega a 356 familias, quien afirma que la Vicepresidencia de la República ha prometido resolverles sus casos.

En la región ninguna instancia nos ha dado respuesta, todo lo hemos gestionado en Caracasdice tajante esta menuda mujer, robusta, receptiva, quien hizo un recuento de la toma de la parcela.

Marval y seguidores cumplen turnos de vigilancia en el territorio que ocupan desde casi dos años. En este sitio que colinda con una laguna natural, está repleto de montañas de escombros y maleza han sido levantadas carpas improvisadas con telas sintéticas y palos de madera. Por las noches, un enjambre de zancudos hace estragos entre la gente.

En el año 2008 una inmobiliaria tenía previsto construir en este lugar 20 townhouse. La invasión frenó este plan. Los dueños de los edificios adyacentes se acostumbraron sin más remedio a contemplar a sus nuevos vecinos.

—Las familias que luchan por este terreno no tienen donde vivir, la gente vive alquilada o arrimada— justifica esta señora frente a quienes pueden reprochar la permanencia de los pioneros. —En mi caso yo lucho porque velo por mis hijos que no poseen vivienda—remata.

Añade que —la lucha ha sido dura contra los supuestos dueños del terreno y la alcaldía (de Barcelona). Marval apunta que tomaron posesión del suelo a partir de un proceso de rescate de ejidos municipales iniciado durante la gestión del ex alcalde José Pérez Fernández.

DSCN1686

En los campamentos la palabra “invasor” está negada

Claudín Canario, del Campamento de Pioneros Ciudad Socialista Nueva Barcelona, explicó que en el año 2006 150 familias  estaban organizadas como Organización Comunitaria de Vivienda (OCV) y habían invadido un terreno en el sector El Viñedo. “Nos desalojaron porque ese terreno era propiedad privada”.

Semanas después este mismo colectivo cristalizó una nueva acción en la zona de Nueva Barcelona que concentra inversiones inmobiliarias. “Un amigo nos informó que en este sector de Nueva Barcelona habían  parcelas ociosas, las visitamos. La que ocupamos actualmente había sido cedida por la alcaldía a unas personas que ejecutarían un proyecto residencial, pero  pasaron los años y nunca se concretó ninguna obra”.

En los asentamientos visitados en Nueva Barcelona hay personas de distintas condiciones socioeconómicas. Prevalece un ambiente de camaradería. Todos comparten. Son cautelosos frente a las preguntas, relativamente abiertos si ganas su confianza.

En los campamentos la palabra “invasor” está negada. El término les causa ruido. Prefieren ser llamados ocupantes, personas en resguardo de un terreno. Al preguntar a Diusdelis Rojas si le molestaba que les calificaran como invasores dijo sin vacilar: “No lo somos”.

Seguidamente disparó con convicción: “Tengo esperanza que nuestro comandante presidente nos resolverá esta necesidad de una casa propia”. Expresó que se sentiría complacida si junto a sus cuatro hijos, uno de ellos es discapacitado, lograra vivir en una casa propia. Por el momento, ella y su prole habitan en casa de su madre.

Hay quienes llevan tiempo cancelando mensualmente un alquiler. Como el caso de Maribel Rangel, quien mencionó estar desde hace 15 años en esta condición. “Tengo dos niños y no es fácil”, contesta.

Sobre alternativas de solución a su necesidad habitacional, Rangel, señaló haber gestionado en el pasado solicitudes de crédito ante bancos “y con todo el papeleo que hay que reunir no pude. Igual estuve en Sevigea y otros organismos públicos donde te anotan en listas que se pierden”.

Detrás de la invasión hay un negocio”

En cuanto a la aplicación de medidas de desalojo de los campamentos instalados en Nueva Barcelona no hay nadie que las prometa o siquiera las sugiera. Por el contrario, Rosaura Marcano, directora de Catastro del ayuntamiento barcelonés, reafirma que los lotes de tierra “son propiedad privada con procedimiento de rescate”.

Explicó que a finales del año 2010 la alcaldía de Bolívar comenzó un proceso de evaluación y posterior levantamiento topográfico en las parcelas invadidas. “Estos estudios nos permite desde el punto de vista técnico y jurídico determinar la condición jurídica de estas áreas”.

La información ha sido consignada al Órgano Superior de Vivienda ­señaló instancia que revisa y tiene la última palabra en la respuesta sobre la factibilidad de adjudicación de los lotes de tierra ocupados. “En total han sido consignados 24 estudios físico-jurídicos de todo el municipio”, acotó.

Roberto Orta, presidente de la Asociación de Propietarios de Inmueble Urbanos (Apiur), agrega que antes del 2005 no existía delito de invasión tipificado en el Código Orgánico Procesal Penal (Copp). “Nosotros lo propusimos porque no se sabía cómo se imputaba este delito y hay agravantes para los líderes que promueven este tipo de acciones”.

Al estar tipificado todos los cuerpos de seguridad están en el deber de impedirlo, “llámese como se llámese”, insistió. No obstante, en 2006 El Tribunal Supremo de Justicia, ordenó la despenalización del delito de invasión establecido en el Copp.

La medida ocurrió luego de conocerse el caso de dos campesinos acusados de invasores en el estado Guárico, a través de la Sala Constitucional se ordenó la desaplicación del artículo 471 del referido Código.

El abogado enfila su crítica esta circunstancia por ser contraria al estado de Derecho. Cuestiona, sobre todo a las municipalidades que antes de actuar en protección de la propiedad privada, “ignoran a los grupos que controlan espacios urbanos. Algunas alcaldías del oficialismo promueven las invasiones y otras no”, puntualiza.

Orta sostiene que detrás de las ocupaciones de terrenos hay más que una necesidad habitacional de familias. “El tema es cuando se consolida la invasión. Detrás de la invasión hay un negocio. Sabemos que quienes fungen como líderes de esta toma exigen entre 5 y 3 mil bolívares. También ha sido un negocio político”, recalcó.

“Condior vendió en el pasado terrenos tres y cuatro veces”

 

El concejal Mardonio Salazar, presidente de la Comisión de Ejidos de la Cámara Municipal de Barcelona, manifestó que este órgano legislativo local “apoya plenamente a los campamentos de pioneros”.

“Ahora, tenemos un problema inmenso que nos dejó la cuarta república. Una empresa denominada Condior vendió en el pasado terrenos tres y cuatro recesen Barcelona”, afirmó Salazar, quien agregó que la detección de este supuesto entramado ha complicado darle velocidad a los reclamos de los colectivos de pioneros.

“Esta compañía vendió parcelas de la Zona Industrial y Lechería. Hicieron desastres, obviamente, ha traído problemas judiciales y de allí la lentitud en darle respuesta a los campamentos”.

El munícipe boina roja remarcó antes de agotarse el tiempo de la entrevista: “los campamentos de pioneros son gente que trabaja por este proyecto revolucionario y hay que apoyarles”.

 

PUBLICADO EN : WWW.NOTICIASDEAQUI.NET

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s