Opinión

Chávez y los intérpretes de su acertijo

Alexis Castillo (@alexisnoticia)

alexisnoticia@gmail.com

chavez

Es un momento delicado en Venezuela, comprensible por la salud del presidente Hugo Chávez, convaleciente en Cuba luego de haberse sometido a una cuarta operación oncológica. Informar sobre este tema impone un comportamiento ético, sensible, equilibrado, respetuoso de las formas, de todos los que siguen con expectativa, amor, curiosidad y atención extraordinaria la situación del jefe del Estado.

Es 31 de diciembre y van 24 días sin ver una fotografía de Chávez desde su intervención quirúrgica el 11 de este mes, sólo escuchando en cadena de Radio y TV al vicepresidente Nicolás Maduro o al ministro Ernesto Villegas, rodeado de los colaboradores del gobierno nacional, transmitiéndonos lo que han sido mensajes enviados por el líder de la Revolución.

Han sido días sin una imagen presidencial, aunque sea en cama, al menos sentado con la mano alzada en saludo, sólo nos han hecho llegar a los venezolanos  sus palabras escritas. De lo leído en relación a la salud del Comandante en la última alocución vicepresidencial, hago mención de lo siguiente: “A diecinueve días de la compleja cirugía, el estado de salud del Presidente Chávez continúa siendo delicado, presentando complicaciones que están siendo atendidas, en un proceso no exento de riesgos. Gracias a su fortaleza física y espiritual, el Comandante Chávez está enfrentando esta difícil situación”.

Estamos frente a un momento delicado, al punto que Maduro nos informa que “hemos decidido permanecer las próximas horas en La Habana, acompañando al Comandante y a su familia, muy atentos al proceso de evolución de su situación actual”.

Como el flujo comunicacional ha sido breve, sin mayores detalles, los medios, periodistas, opinadores de oficio, todos los que intentan hacerse de la verdad se adentran en la especulación, el análisis e interpretaciones, cada cual con un propósito incubado de influir en la opinión pública.

No ha habido escrito en las últimas horas que no proponga una pugna interna entre clanes del chavismo, una lucha de poderes que sigue un patrón de libreto telenovelesco. Surgen hipótesis sobre quién terminará en la sucesión presidencial, cuando un país está en ascuas en relación a la recuperación del jefe del gobierno nacional.

No hay opinador, periodista o político que en una conversación de cafetería no te ofrezca su escenario de las cosas por venir cual oráculo. Que si Diosdado someterá a tal o cual corriente, que si Maduro es el hombre fuerte, que los gobernadores con sus cuotas, que serán los militares los que impondrán su veredicto.

Un circo pues, un circo.  ¿Quién o quiénes son responsables de este circo? Cada quien tendrá que sacar su conclusión, pero es triste que en medio de momentos sumamente delicados sectores de poder lancen más leña al fuego, sigan con la soberbia, viertan lodo y más lodo.

Comunicacionalmente hay quienes aspiran más de lo dicho por las fuentes oficiales, no falta quien reclame un trato al estilo de lo comunicado cuando mandatarios de Argentina, Brasil o Paraguay atravesaron por igual condición con el cáncer.

Ahora bien, cabe preguntarse cuál puede ser la repercusión de un parte médico sobre la salud presidencial. En el caso venezolano qué factores inciden. Analistas coinciden en afirmar que el hermetismo comunicacional tiende a evitar impactos innecesarios en extremos sensibles que pueden acarrear efectos trascendentales, en pro y en contra,  para la Nación: cotización de bonos, deudas, inflación, inversión, gestiones de compra, convenios y precios del petróleo.

Los conductores del gobierno medirán cada una de sus palabras, cuidarán las formas y el fondo en su lectura de mensajes al país, de allí que no hayamos visto a ningún vocero extra Vicepresidente o ministro Villegas, dar a conocer un informe distinto sobre la salud del presidente.

La línea informativa en estos momentos delicados es notoriamente inclinada a subrayar la unión del pueblo con su líder, a aupar el fervor por la oración, invocar al Altísimo y pedir por la sanación del Comandante, destacar los logros propulsados durante su ejercicio del poder, difundir su imagen, mantener los códigos claves de su discurso, su verbo, su animadversión por el pasado que no ha de volver.

Como periodista busco como muchos de mis colegas respuestas en medio de lo poco que ha informado la fuente oficial. Y es justamente lo ratificado por el Vicepresidente Maduro: “Fuimos informados sobre nuevas complicaciones surgidas como consecuencia de la infección respiratoria ya conocida”, me motiva a indagar en fuentes especializadas en el tema.

He pulsado la opinión de  médicos y médicas radicados en Anzoátegui, quienes me han cedido sus valoraciones a modo particular, obviamente sin ánimo de ser consideradas afirmaciones tajantes porque plantean como incierto el cuadro clínico presidencial.

Pero en cuanto a lo último dicho por Maduro transcribo estas opiniones explicativas y orientadoras sobre la infección respiratoria:

1.- “Un paciente que es sometido a una cirugía oncológica debe recibir una antibioticoterapia profiláctica, es decir, antibióticos para prevenir infecciones”.

2.- “Es llamativo que encontrándose el presidente en unos de los mejores hospitales de Cuba y Latinoamérica se haya comprometido su delicado estado de salud en el postoperatorio con una infección respiratoria”.

3.- “Se puede entender que la quimioterapia y los esteroides hayan debilitado el sistema inmunológico del presidente y por tanto se encuentra sensible a infecciones, pero es inadmisible que recibiendo antibióticos de primera línea se ponga en riesgo su capacidad respiratoria al enfrentar una complicación infecciosa”.

4.- “Se supone que el presidente debería estar en una cámara que no lo exponga a bacterias que se encuentran en el medio hospitalario, ya que estos gérmenes son los más resistentes al tratamiento con antibióticos”.

5.- “De una cirugía oncológica se esperan otras complicaciones como trombosis venosas, sangrados o dolor, sin embargo, una infección a distancia del sitio de la operación, no podemos englobarla dentro de las complicaciones esperadas. Por el contrario, es una complicación inesperada”.

6.- “Los riesgos de una infección respiratoria es que las bacterias se diseminen por todo el organismo en una infección sanguínea generalizada o estado de septicemia”.

 7.- “Desconociendo el grado de complicación del presidente, sólo queda especificar que una infección respiratoria puede ser desde una leve bronquitis hasta una extensa neumonía con derrame pleural”

Hoy es 31 de diciembre y las celebraciones entre los chavistas y todos los venezolanos de buena fe se convierten en espera, en plegarias, en incertidumbre, en esperanza.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s