Entrevistas

“La oposición con un periodismo agresivo tampoco analizará sus propios errores”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Redacción y fotos: Alexis Castillo (@alexisnoticia)

Steve Ellner, está dedicado a conocer a fondo la realidad venezolana.  Este es su modo de comprenderla en sus distintas vertientes,  y con ello ha logrado enriquecer su formación intelectual, a moldear su condición de investigador tenaz.

Llegó a Venezuela en 1975 con la tarea de completar un trabajo de campo, ya graduado en Historia y Política Latinoamericana y con un PhD, en la misma especialidad, realizado en la Universidad de Nuevo Méjico, Estados Unidos. Decidió residenciarse definitivamente en Barcelona, estado Anzoátegui.

En 1977 ingresó como profesor de la Universidad de Oriente, núcleo Anzoátegui (UDO). Trabajó en la Comisión de Investigación de esta casa de estudios; actualmente está jubilado. Más recientemente, dedica tiempo para dar clases en la misión Sucre.

Ellner ha publicado varios libros, entre algunas de sus obras destacan  “”Repensando la Historia y Política Venezolana: Clase, Conflicto y el Fenómeno Chávez“. (¨Rethinking Venezuelan Politics: Class, Conflict and the Chavez Phenomenon¨). Este texto fue editado en ingles y español en 2003.

Además, en 2007 publicó Hugo Chávez and the decline o fan “excepcional democracy”  y El neoliberalismo y antineoliberalismo en América Latina.

Desde su perspectiva “la profundización del proceso político encabezado por el Presidente Hugo Chávez, es esencial. Otros procesos de cambio radical en América latina,  por no hablar de otros países del mundo, se han estancado”.

– ¿Por qué considera indispensable la profundización de la revolución?

– El estancamiento significa la derrota y un proceso de cambio para quien está en el poder. Por esa razón, realmente una de las cosas que caracteriza estos años de gobierno es la profundización constante, desde el año 99 hasta la fecha. La única etapa que podría decir que no avanzó este proceso de cambio puede ser desde el golpe de Estado de abril de 2002 y el paro petrolero. En estos períodos hubo un repliegue y fracasó.

Lejos de mantener una actitud comprensiva la oposición fue a la ofensiva, confiada en las piezas que movían a su favor. Estaban marchando, exigiendo, en igual tono a lo que decían antes del golpe de abril.

Después de ganar el referendo presidencial en 2004, hubo un cambio de actitud con la decisión de tomar empresas y favorecer el modelo de cogestión con los trabajadores, aplicar la Ley de Tierras en el campo. El uso del término imperialismo y antiimperialismo significó un avance.  Lo mismo que después de ganar las elecciones en 2006, la decisión de expropiar las empresas estratégicas. Lo mismo ocurrió en 2007 y 2008  con Sidor y Cemex.

– ¿Observa usted igual tendencia con las medidas recientes en el plano económico y político?

– Las medidas que toma el gobierno representan un avance en la profundización de este proceso. Por ejemplo, el control de cambio.  Ese esquema hace ahora lo que en 2003 no se pudo. Es diferenciar entre las prioridades de importación, entre productos y maquinarias. Incluso, la manera como el gobierno enfrentó la crisis bancaria. Lo que pasó con la intervención de los bancos y que ahora las empresas de esos banqueros pasen a manos del Estado. Que estos bancos sean manejados con interés social, eso implica otro criterio, diría que son importantes.

– Percibe amenazas, riesgos tal vez en ese camino hacia la profundización de este proceso político venezolano?

 – Diría que en este proceso de transición hacia el socialismo, no es un cambio de uno o dos años, sino de más. La mayoría de las personas que participan en el proceso y con quienes he hablado, dicen que se trata de una generación, de 30 años. Si es una transición tan larga, hay que aceptar por ejemplo que los empresarios desempeñaran un papel, es riesgoso.

 -¿Por qué?

-Frente a un sector empresarial que ha encabezado dos esfuerzos por tumbar el gobierno: el primero en 2002 dirigido nada más y nada menos que por el presidente de Fedecámaras, que en ese tiempo era Pedro Carmona Estanga, y luego el paro petrolero, es lógico que el chavismo trate de trabajar con empresarios más racionales, a lo mejor no comparten el socialismo, pero son gente responsable. Son menos riesgos cuando no se está favoreciendo a grupos que están manejando  grandes cuotas de poder.

 

-¿Son los empresarios gente de cuidado?

-Hay que tener claro que el poder económico traduce al poder político. Hay empresarios que empiezan a actuar de buena fe,  pero en un momento pueden aprovecharse de alguna influencia y  se conviertan en un Estado dentro del Estado corrompiendo a algunos políticos. No estoy diciendo que sea así, pero tampoco es descartable del todo.

– ¿Cuáles prioridades estimulan el avance en la profundización de este proceso?

– Democratizar el partido  y crear más mecanismos para que la base comunique sus planteamientos hacia arriba.

– ¿Que sean tomados en cuanta en decisiones transcendentales?

– Definitivamente.

 -¿Si es lo contrario?

– En  caso de no haber avances en cuanto a esa participación, creo que repercute desde el punto de vista electoral. La base está convencida que profundizará la democracia interna del Psuv. Las elecciones que condujeron entre 2008 y 2009 a la escogencia de delegados fue progresista y de avanzada. La conformación de patrullas lo ha sido también.

– ¿La oposición apuesta al conflicto de cara a un evento electoral? ¿Qué lectura hace de este tipo de estrategia?

– Por una parte hay que reconocer que la intensidad de los conflictos corresponde a una estrategia bien probada por una oposición que tiene mucha experiencia a nivel internacional. Esa es una guerra de baja intensidad que produce un desgaste. Cuando perdieron las elecciones los sandinistas en Nicaragua, todo el mundo pensó que ellos iban a ganar. El triunfo de Violeta Chamorro la sorprendió a ella misma y  todo el mundo. Eso fue parte de esa estrategia empleada por Estados Unidos. De eso se ha escrito mucho. No lo estoy diciendo por primera vez. La gente llega un momento y levanta los brazos y dice: ¡basta!, si tengo que votar por el diablo lo hago, porque no aguanto más. En Venezuela no hemos llegado a ese extremo.DSCN3268

– Pero insisten los adversarios al gobierno en alentar pronósticos apocalípticos, crisis, problemas…

–    La alta conflictividad es preocupante, desmoraliza, cambia opiniones. Debe ser manejado con mucho cuidado. Ahora, en este proceso de intensificación de conflicto también se ha profundizado el proceso de cambio. La gente tiene la sensación de que hay progreso, que avanza, que tiene que defender lo que los beneficia.

– Siguen  siendo los medios de comunicación la plataforma de ataque contra el gobierno. ¿Siguen exacerbando la polarización?

– La polarización mediática no refleja el punto de vista, el pensamiento u opiniones de la gente en la calle. De la mayoría de la gente en este país. Hay un sector importantísimo de la población que no está polarizado. Son personas que apoyan a Chávez, aunque tienen críticas muy fuertes. Podrían votar por la oposición o abstenerse.

Los medios no reflejan esa ambivalencia, esa incertidumbre, las críticas sutiles que existen. Otra cosa, es que los medios opositores reciben mucha cobertura de los medios internacionales. Cuando viajo a Estados Unidos y uno habla con personas allá, te dicen que es triste lo que ocurre en el país. Te lo dicen porque están expuestos a esos medios.

Fox News es agresivo con Obama. Pero no tiene el nivel de agresividad de los medios venezolanos. Ni siquiera convocan a la gente a la calle para que proteste. La oposición con un periodismo tan agresivo tampoco podrá analizar sus propios errores y superarlos.

–  ¿Por qué cree les cuesta tanto enterderlo?

– No es tan sencillo. Por una parte hay un sector  muy poderoso e importante en la oposición  que defiende el neoliberalismo, que es lo que definió las políticas de Carlos Andrés Pérez y Caldera en sus segundos gobiernos. (Pedro) Carmona obviamente iba a implementar políticas muy neoliberales. Hay sectores que no comparten este camino, aunque tampoco son acérrimos opositores a este modelo.  Sinceramente no veo muchas posibilidades para que un sector honesto de la oposición surja con un programa de cambio que marque distancia del socialismo.

-¿Sigue siendo el liderazgo del Presidente Chávez  el motor de toda  contienda electoral?

– Pienso que hay que reconocer que históricamente el fenómeno Chávez tiene pocos equivalentes. Sigue ostentando un alto nivel de popularidad. A pesar de tanto conflicto y una oposición tan fuerte, con tantos recursos e insistencia, él sigue arriba.

Cuando el presidente (George) Bush ganó las elecciones por segunda vez, dijo que promovería una serie de cambios radicales, por supuesto hacia la derecha. Aunque ganó con el 50% de los votos su popularidad, tras lo dicho, cayó en picada al día siguiente. No ha sido igual con Chávez.

-¿A qué atribuye que el Presidente Chávez sigua gozando de popularidad?

– La Revolución Bolivariana han traído grandes cambios radicales en la sociedad venezolana. Chávez llega al poder con una bandera nacionalista y la gente estaba preparada para esa consigna. Lo más importante es que ha renacionalizado ese capital entregado al extranjero en décadas pasadas y el pueblo venezolano vio esto con buenos ojos.

  •  Académico
  • Steve Ellner nació en New York en el año 1946. Culminó sus estudios de pre grado en historia Latinoamericana en la Universidad Goddard a los 22 años. En 1971 finaliza una maestría y cuatro años más tarde completa un doctorado en la Universidad de Nuevo México también  sobre historia latinoamericana.Llega a Venezuela en agosto de 1975 con la finalidad de hacer una investigación de campo para su trabajo de grado de doctorado, el cual fue publicado en español por la Universidad Católica Andrés Bello en su colección Manoa de 1981 bajo el nombre de “Los sindicatos y los partidos políticos en Venezuela 1936 a1948”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s